El gas radón: ¿Por qué debemos protegernos realizando una medición?

Familia expuesta al gas radón

El gas radón, está presente en nuestras viviendas y edificios de forma natural. Desde el suelo, accede a nuestros hogares y puede acumularse alcanzando niveles de concentración peligrosos para nuestra salud.

Nuestra exposición al gas radón puede ocasionarnos cáncer de pulmón. Es la causa de miles de muertes al año, que pueden ser evitadas.

 

Organizaciones de Salud Pública como la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Agencia de Protección Ambiental (EPA) y la Asociación Americana del Pulmón (ALA), el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo de España (INSHT) y el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) advierten del peligro de la exposición al gas radón.

 

Evidencias  científicas y médicas, demuestran que la exposición prolongada a este gas, en concentraciones moderadas como las que presentan las viviendas, puede ocasionarnos cáncer de pulmón.

 

Cuando al respirar, incorporamos el gas radón a nuestro torrente respiratorio, las partículas altamente radiactivas, se adhieren al tejido pulmonar, donde irradian las células broncopulmonares.

Esta radiación puede alterar las células, causando cáncer de pulmón.

  • 1999,en el informe BEIR VI (Biological Effects of lonizing Radiation VI) se establece que la exposición al gas radón es el segundo factor de riesgo de contraer cáncer de pulmón después del tabaco y el primero en no fumadores.

 

  • La EPA (Enviromental Protection Agency), estima que la radiactividad del radón es la causa de 21.000 muertes por cáncer de pulmón al año en Estados Unidos. 

 

  • Estudios realizados en Galicia (España), cifran en 332 muertes al año en esta región, ocasionadas por cáncer de pulmón en las que interviene la exposición al gas radón. (Fuente:"Attributable mortality to radon exposure in Galicia, Spain". Mónica Pérez-Ríos, Juan M. Barros-Dios, Agustín Montes-Martínez and Alberto Ruano-Ravina).