Evidencias científicas del radón, causa del cáncer de pulmón

Esquema del paso del radón a los pulmones

Un informe de la Universidad Harvard sitúa al gas radón como el primer peligro en los hogares.

 

Muchos estudios epidemiológicos y dosimétricos han demostrado que la inhalación de este gas radiactivo puede ocasionar cáncer de pulmón.


En 1943 son realizados los primeros trabajos con animales que citan al radón como posible cancerígeno. Los efectos encontrados en estudios posteriores, con animales expuestos al gas radón en rangos de concentraciones y períodos de exposición determinados, revelaron hiperactividad en piel, en los pulmones y en las glándulas suprarrenales. (Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el trabajo INSHT:NTP533)

 

En 1988, el radón fue establecido como cancerígeno por la Agencia Internacional para la Investigación en Cáncer.

 

La EPA (Agencia de Protección medioambiental de Estados Unidos) afirma que el radón es la primera causa de cáncer de pulmón en no fumadores.

 

La OMS (Organización Mundial de la Salud de Naciones Unidas) estima que hasta un 14 % de los casos de cáncer de pulmón son ocasionados por la exposición a este gas en el interior de los edificios.

 

Teniendo en cuenta los datos de muertes anuales por cáncer estimados por la SEOM para el 2012 (Sociedad Española de Oncología Médica) y las conclusiones de estudios europeos (pooling-studies) que estiman que el 2% de todas las muertes por cáncer son causadas por radón, en España este año podrían producirse más de 2.000 muertes en las que interviene el gas radón. Cifra del mismo orden que las muertes causadas anualmente por los accidentes de tráfico en España.