Protección frente al radón en nuevos edificios

Para evaluar si una nueva construcción puede tener riesgo de presentar concentraciones elevadas de gas radón en su interior hay que tener en cuenta dos factores:

  1. Su diseño y construcción.
  2. El terreno donde se va a edificar, es decir, la concentración de radón que presenta y su permeabilidad.

Existen una serie de medidas de protección contra el radón, que introducidas durante la construcción de viviendas y edificios, previenen y reducen la entrada del gas radón desde el terreno (principal fuente de acceso):

  • Colocación de membranas 
  • Sistemas de extracción

Las membranas deben colocarse en continuidad con todos los elementos de construcción que estén en contacto con el terreno. Cortan el flujo de aire, que desde el subsuelo penetra en la edificación por diferencia de presiones. Desempeñan también la función de prevención de humedad.

Pueden ser colocadas en edificios ya construidos, como acción de remedio junto con el sellado de grietas y fisuras en uniones.

Las membranas están contituidas por elementos como polietilenos de alta o baja densidad, con o sin refuerzos de mallas, hojas de aluminio,etc, poliestirenos, multicapas asfálticas, caucho EPDM. 

Durante su colocación hay que 

Factores frente al radón en nuevas construcciones

extremar el cuidado para no ser dañadas poniendo mayor atención en juntas, uniones y zonas problemáticas. 

Deben cumplir requisitos de resistencia a desgarros, puncionamiento y flexibilidad.

Los sistemas de extracción son muy efectivos para reducir la concentración de gas radón en interiores.

Pueden ser activos o pasivos. Los extractores activos utilizan un aparato extractor mientras que los pasivos se limitan a la convección natural.

Con un proyecto del CSN realizado por el Instituto Eduardo Torroja y la Cátedra de Física Médica de la Universidad de Cantabria, se construyó un módulo de vivienda con sótano, para determinar la efectividad de estas soluciones constructivas. Se verificó que un sistema de extracción forzada (52W) conseguía un 99% de reducción del nivel de radón registrado a nivel de sótano y de un 96% de reducción en la planta superior del módulo. Con la colocación de una barrera los resultados de reducción fueron del 96% en sótano y del 93% en planta.


Bibliografía: 

Protección al radón en edificios de nueva construcción en el ámbito del Código Técnico de la Edificación (CTE). Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) Enero 2003.